Pink Albatross, la primera marca española de helados 100% de origen vegetal, sin gluten ni aditivos, se ha reinventado durante la crisis del coronavirus y, tras el éxito de su última ronda de financiación, donde ha conseguido más de medio millón de euros, ha reformulado sus recetas para conseguir una textura más cremosa y lanzar nuevos formatos.

Una nueva generación de helados con grandes expectativas de futuro 

El Diccionario de la lengua española define “helado” como “Alimento dulce, hecho generalmente con leche o zumo de frutas, que se consume en cierto grado de congelación”. No obstante, los helados de base láctea están dando paso a los de base 100 % vegetal. 

En el caso de Pink Albatross, de coco y anacardos. Agua, azúcar, aceite de girasol y de coco, cacao, chocolate, pasta de avellanas, puré y zumo de frutas o fibra de naranja son los otros ingredientes que forman parte de su fórmula. 

Nada de ingredientes impronunciables, solo ingredientes que se puedan dibujar, es una idea central de su filosofía.

Mejora del producto paso a paso 

Sin perder la esencia artesanal y apostando siempre por ingredientes limpios y 100% vegetales, han mejorado sus procesos de fabricación para hacerlos más escalables y abastecer a una demanda creciente.

Con respecto al producto, han aumentado la lista de ingredientes orgánicos de sus proveedores hasta el 50% sin perder de vista el objetivo a medio plazo de conseguir que el total de ingredientes lo sean.

También se ha rediseñado el packaging para reflejar los nuevos ingredientes y la nueva formulación de una forma más clara y se ajustó el precio para hacerlo mucho más competitivo gracias a los cambios en I+D+I que les han permitido ahorrar en costes en la cadena de abastecimiento.

Sobre Pink Albatross

Presente ya en más de 80 puntos de venta, la firma ha cerrado acuerdos con plataformas digitales de envío a domicilio como Deliveroo y Uber Eats. 

Pepe Biaggio © Thomas Bedwin – The Vegan Agency

Luke Saldanha © Thomas Bedwin – The Vegan Agency

Aunque los helados se elaboran de modo artesanal en Ávila, sus fundadores, Pepe Biaggio y Luke Saldanha, son de origen argentino e indio, respectivamente, y han desarrollado sus carreras profesionales entre Brasil, Francia, Reino Unido y Estados Unidos. Una vez instalados en España se conocieron gracias a un amigo en común, y la afición al helado hizo el resto.

En diciembre de 2019, Pink Albatross se convirtió, además, en la primera start-up española seleccionada por la incubadora de ProVeg International, un proyecto de aceleración de negocios de nueva creación con potencial de transformar la cultura alimentaria mundial.

 

Más información en www.pinkalbatross.com